Cuidando el corazón de tu hijo

Mamás e hijas

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte de la población en la edad adulta, sin embargo, la prevención debe iniciar en la infancia, es decir, en niños con patologías específicas y situaciones de riesgo y aquellos expuestos a factores preexistentes que presentan mayor predisposición a padecer enfermedades cardiovasculares en la vida adulta.

Riesgo cardiovascular en niños

El riesgo cardiovascular (RCV) es una condición que aumenta la probabilidad de sufrir un evento vascular, ya sea cardiaco, cerebral o vascular periférico. Estas condiciones no son frecuentes en los niños, pero los factores de riesgo si se inician a esta edad y están dados por tres factores principales:

  • Antecedentes familiares: diabetes, hipertensión, obesidad
  • Condiciones médicas del niño: obesidad, trastornos metabólicos
  • Hábitos: Sedentarismo, dieta inadecuada

En estos factores, el último es el que se encuentra con mayor frecuencia, que al ser combinado con los otros dos se pueden generar condiciones médicas como la obesidad infantil o la dislipidemia infantil.

Estas condiciones, de no ser tratadas desde la infancia, pueden llevar al adulto a la hipertensión, la diabetes o el infarto, que se presentan en adultos cada vez más jóvenes.

El estilo de vida actual, donde los niños realizan cada vez menos actividad física y están expuestos a dietas con mayor contenido de grasas y azúcares son factores que pueden favorecer la obesidad y la dislipidemia infantil.

Las dislipidemias son desordenes del metabolismo de las grasas, se caracterizan por elevaciones del colesterol o los triglicéridos principalmente. En el largo plazo, esta alteración produce acumulación de grasa en las paredes de las arterias, que pueden progresar en la adolescencia con el desarrollo de las placas de ateroma y expresarse clínicamente en adultos con la obstrucción arterial, la cual ocasiona enfermedad cardiovascular, cerebrovascular o vascular periférica.

Prevención

Algunos tips para padres o cuidadores:

  • Adopta un estilo o hábito de vida saludable tal como promocionar la actividad física familiar y escolar estimulando la actividad física diaria. El niño aprende y sigue los hábitos de actividad física de sus padres o cuidadores.
  • Prioriza los alimentos naturales en la comida diaria de los niños, incluyendo los alimentos que lleva al colegio.
  • Incluye frutas y verduras diariamente en la alimentación familiar.
  • Limita la ingesta de alimentos con alto contenido de grasas, azucares refinados y sal. No utilices la comida “chatarra” como premio para el niño. Haz de este tipo de comidas una opción excepcional y no habitual.
  • Evita el sedentarismo mediante la actividad física, estimula una vida activa mediante las actividades recreativas al aire libre.
  • Reduce el tiempo de horas pantalla/dia a 2 horas
  • Evita tener TV o PC en la habitación de los niños
  • Cumple con 5 comidas principales en el día
  • Limita el consumo de bebidas azucaradas como gaseosas o jugos procesados

No olvides los controles médicos oportunos. Estos son clave para la detección y tratamiento oportuno de factores de riesgo como dislipidemia, hipertensión arterial, diabetes tipo 2, obesidad, sedentarismo etc.

En MedPlus Medicina Prepagada implementamos un programa para la prevención y cuidado de la obesidad y dislipidemia infantil. Nuestros profesionales Pediatras, Médicos Gestores En Salud, Nutricionistas y Deportólogos pueden asesorar a tu hijo y a tu familia para la prevención de este riesgo.

Recuerda acudir al menos una vez al año con tu hijo para un chequeo médico.

Más información en:

https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_young_people/es/

https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood_parents/es/

Puedes escribirnos a GestionRiesgoMP@medplus.com.co