Práctica guía para amamantar

Dos expertas en lactancia materna exponen los puntos más críticos a la hora de darle leche a bebé y cómo resolver esta etapa con armonía.
Las quejas frente a la lactancia materna son muchas y muy variadas: no sale leche, el pezón se agrieta, el bebé succiona inadecuadamente… Es más, muchas mujeres dicen que la lactancia puede convertirse en un episodio aún más fuerte y doloroso que el propio parto.

Pensando en todas las madres, MedPlus entrevistó a la doctora Ana Lucía Ruiz, ginecóloga, especialista en lactancia materna, quien da consejos útiles para que las madres se guíen, paso a paso, en todo lo que implica amamantar al bebé:

Una adecuada preparación. Casi todas las mujeres pueden brindarle lactancia exclusiva a sus hijos. El problema empieza con la poca preparación, durante el embarazo, y el poco soporte durante las hospitalizaciones, así que más del 80 por ciento de los niños salen de la clínica con alimentación complementaria, antes de cumplir 48 horas de nacidos.

El primer contacto. Es un momento mágico, si hay un buen agarre inicial, si al bebé se le permite explorar y moverse libremente hacia el seno de su madre; el agarre es más natural y menos traumático. Hay que tener paciencia y saber muy bien qué es un buen agarre y qué no. Alimentar al bebé no debe ser traumático, en ningún momento debe ocasionar dolor intenso o sangrado del pezón. Si duele, está mal. ¡Mi mejor consejo es llamar a una buena asesora en lactancia!
Cómo amamantarlo. Se alimenta al bebé sin mirar el reloj; no es cierto que los niños coman cada 3 horas ni tampoco que coman 20 minutos de cada lado. Cada niño es un mundo y la lactancia a libre demanda es la que realmente funciona. Así que mientras exista un buen agarre, todo lo demás debe fluir sin contratiempos.

Buen agarre y buenas posiciones. Un buen agarre depende de la mamá y el bebé, pero usualmente es una succión que no es dolorosa; es rítmica, el bebé traga durante la toma, la boca del niño está muy abierta, la lengua acuna al pezón, el niño puede respirar, sin necesidad de que la madre tenga que ‘quitar al seno del camino’ con los dedos.

Las posiciones más conocidas son la cuna, el balón de rugby y acostados. Pero cada bebé y su mamá encontrarán la posición perfecta que no necesariamente es una de las usualmente utilizadas. Las malas posiciones son las que hacen que alguno de los dos esté incómodo, termine adolorido o haya lesión en los pezones. 

 No cometa errores. Miedo, malas posiciones, estar incómodas, tratar de establecer horarios estrictos, creer que los bebés deben ‘pasar derecho’ desde las pocas semanas de nacidos y completarle a todos los niños con leche de fórmula, sin necesidad, son los principales errores. Hay que alimentarlos a libre demanda, asistir a consulta en pediatría en la primera semana para evaluar la pérdida o ganancia de peso. Estar pendiente de si el bebé hace sus necesidades y si se comporta como debería.

Beneficios de brindar leche materna. La lactancia materna es más que alimento para el bebé. Su mamá es todo su mundo, es todo lo que conoce, el único sitio seguro en esta aventura de vida. Es el alimento perfecto que cambia, según las necesidades del niño minuto a minuto; es gratis, fortalece el vínculo afectivo, disminuye la probabilidad de enfermedades graves en el pequeño, tanto en las primeras semanas como a largo plazo. En la madre, disminuye la probabilidad de enfermedades como anemia, cáncer de ovario, de seno, depresión posparto.

¿Cuándo, de verdad, no es posible amamantar?

Mujeres con grandes cirugías mamarias, ovarios poliquísticos, hipotiroidismo en la adolescencia mal controlado, antecedentes de radioterapia o mujeres que requieran quimioterapia, en los primeros meses del puerperio, muy probablemente no van a poder lactar. De lo contrario, con buena asesoría, las mujeres deberían poder hacerlo sin mayores contratiempos.

Beautiful young mother breastfeeding little baby in living room

Beautiful young mother breastfeeding little baby in living room

Y recuerde…

Valeria Calderón, líder de la Liga de la Leche y educadora prenatal y posnatal certificada, aconseja:

  • La leche materna es el alimento superior.
  • Tras el parto, dar leche materna lo más pronto posible.
  • Cuando los bebés están en el pecho, se calman y llorar menos.
  • La leche se produce si la glándula mamaria se estimula. Así que hay que colocar al bebé en el pecho para que se produzca más leche.
  • Si el bebé está cerca de su madre, habrá más disponibilidad del alimento.
  • La leche materna se digiere rápidamente.