Enfermedades respiratorias: ¿cuáles son y cómo cuidarlas en esta temporada de lluvias?

Este tipo de patologías pueden ser mortales en los niños, así que es importante conocer la manera de prevenirlas y tratarlas a tiempo.

Durante la temporada de lluvias que, generalmente, finaliza a mediados de diciembre, se incrementan los casos de enfermedades respiratorias y los niños se convierten en una de sus principales víctimas.

Según el Instituto Nacional de Salud y la Subdirección Red Nacional de Laboratorios, las infecciones respiratorias son la primera causa de muerte por infecciones en el mundo. De acuerdo con la Asociación Colombiana de Neonatología, en Colombia, el 12% de los bebés que nacen son prematuros y, de estos, se calcula que el 50% sufre de algún tipo de infección respiratoria. Por eso, es importante tener en cuenta algunas medidas para prevenirlas y tratarlas a tiempo.

03b66031

Para comenzar, es importante comentar cuáles son las más comunes.  Natalia Restrepo, neonatóloga y pediatra de la Clínica Colombia, indica que pueden ser infecciones respiratorias leves como rinofaringitis vital (gripa) o infecciones más severas como los son la neumonía, la bronquiolitis (Virus Sincitial Respiratorio) o la laringotraqueitis.   

 Hora de prevenir

Para evitar que se presenten las enfermedades respiratorias, es importante que los niños no tengan contacto con personas con gripa; si están enfermos, no deben ser enviados a los colegios o jardines. También, es importante lavarse las manos, tener una comida saludable y vacunar a los niños y a los mayores de 65 años. 

Cuando la enfermedad es inminente, “la gran mayoría de las patologías se pueden manejar en casa con medidas generales, de manejo de fiebre, abundantes líquidos y, en el caso de los menores de un año, continuando la lactancia materna”, indica la neonatóloga. 

En caso de que el bebé presente dificultad para respirar o, por el contrario, que respire rápido, tenga fiebre por más de 5 días, no quiera comer, esté muy decaído y/o se pongamorado, se debe acudir de inmediato al servicio de urgencias. 

Especial cuidado

De acuerdo con el último boletín epidemiológico de 2015, publicado por el Instituto Nacional de Salud, en Colombia el virus sincitial respiratorio (VSR) ocupó el 52,1% de las infecciones por virus respiratorios.

 El VSR tiene síntomas similares a los de un resfriado. Los pacientes suelen presentar fiebre, secreciones nasales y tos; sin embargo, en casos más graves esta enfermedad podría causar neumonía y dificultad para respirar, síntomas que para los bebés prematuros podrían significar la muerte. Así que se deben tener muy presentes algunas recomendaciones de los expertos para no confundir esta enfermedad.

healthcare and medicine concept - ill girl with paper tissue

Según el doctor José María Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Neonatología, “estos virus se propagan, a través de las partículas diminutas que quedan en el aire, después que una persona enferma se suena la nariz, tose o estornuda”.

 No existen tratamientos especiales para tratarlos, pero sí algunas recomendaciones que son importantes para prevenir la propagación del virus en bebés muy pequeños:

1.     Mantener un correcto y exhaustivo lavado de manos, antes de tener contacto físico con el bebé.

2.     Fomentar la lactancia materna, ya que a través de la leche de la madre se logra transmitir algunos de los anticuerpos necesarios para subir las defensas de los bebés.

3.     Evitar que algún miembro de la familia fume dentro del hogar del bebé.

4.   Evitar que los padres lleven a los bebés prematuros a lugares concurridos donde se encuentran muchas personas; en general, debe estar aislado de grandes grupos de personas.

5.     Evitar las visitas en casa. En lo posible, se recomienda restringir las visitas durante los primeros 3 o 4 meses de vida.

6.     Se recomienda el uso de tapabocas en el hogar. Si alguien de la familia presenta síntomas de resfriado, se sugiere cambiar el tapabocas cada 3 o 4 horas, aunque en lo posible, si algún miembro de la familia tiene gripa, el bebé debe estar completamente aislado, debido a que las posibilidades de que se trasmita el virus son bastante altas.

 Si el niño presenta el virus, se deben seguir las estrictas medidas del médico tratante.