Préstele atención al estado de sus huesos

Qué es la osteoporosis, quiénes pueden sufrirla, cuál es su diagnóstico y cómo tratarla y prevenirla.

La osteoporosis es la disminución del tejido que forman los huesos. Se presenta generalmente a edades tardías y es una de las enfermedades que más aquejan a la población femenina.

De acuerdo con la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF, por sus siglas en inglés), en el 2025 se estima que habrá 3,3 millones de mujeres mayores de 50 años con osteopenia, y 1,65 millones con osteoporosis; cifras que aumentarán a 5,24 y 2,62 millones respectivamente para el 2050, según los registra el diario El País, de Uruguay en su página Web.

La misma entidad indica que en Colombia, se evidencia claramente la ausencia de estadísticas directas y de buena calidad sobre la osteoporosis y las fracturas relacionadas.

 La principales causas

El médico geriatra Jorge Fernando Paz indica que existen diversas causas de la presencia de la osteoporosis en la tercera edad: “el hecho del envejecimiento como tal trae consigo una disminución en el calcio de los huesos; y también tiene un componente ambiental, genético, de raza. Por ejemplo, es más frecuente en mujeres de raza blanca”.

El hecho de falta de actividad física, de una baja ingesta en productos con calcio, como queso, leche o huevos, van a generar que no se tenga buenos niveles de calcio en los huesos y se produzca una osteoporosis.

Un boletín informativo de Mayo Clinic, que cita al Dr. Bart Clarke, del área de endocrinología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota –una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y educación médicas–, señala que “a pesar de que la osteoporosis sea más común a medida que uno envejece, no es parte del proceso natural de envejecimiento. Existen varios factores, tales como los antecedentes familiares, que aumentan el riesgo de osteoporosis”.

Además del envejecimiento, dice el comunicado, las investigaciones demuestran que los antecedentes familiares contribuyen al riesgo de osteoporosis. Cuando los padres o hermanos tienen la enfermedad, el riesgo aumenta, especialmente si uno de los padres sufrió fractura de cadera.

 La edad

Según el especialista Paz, después de los 60 años aumenta la prevalencia de osteoporosis. Para entender un poco el proceso del desarrollo del hueso, la organización Mayo Clinic indica que “al crecer, el cuerpo, normalmente, forma nuevo hueso y descompone el viejo. En la juventud, el cuerpo forma nuevo hueso más rápido de lo que descompone el hueso viejo, razón por la que aumenta la masa ósea. La mayoría de personas alcanza el pico de su masa ósea entre los 25 y los 35 años de edad, y mientras más alto es el pico de la masa ósea, con más hueso cuenta el cuerpo para mantener la salud ósea durante el resto de la vida”.

El riesgo de osteoporosis aumenta, entonces, con la edad “porque a medida que se envejece, se pierde hueso más rápido de lo que el cuerpo puede formarlo. La osteoporosis se presenta cuando la formación de nuevo hueso ya no puede mantener el mismo ritmo de la descomposición del hueso viejo y, por lo tanto, los huesos se vuelven débiles, frágiles y quebradizos”.

Con más riesgo…

Las mujeres son las más propensas de padecer osteoporosis, en especial si ya pasaron por la menopausia, pues se tiende a perder más rápidamente densidad ósea, tras vivir este episodio. Los hombres también podrían padecerlo, pero en menos proporción (En un 20 por ciento, en general).

La diabetes, n especial la tipo 1, también puede aumentar el riesgo porque la enfermedad repercute sobre el fortalecimiento óseo. Otro factor de riesgo importante es sufrir una fractura en la infancia o en la juventud, a raíz de un traumatismo menor, pues puede reflejar una predisposición del paciente.

Diagnóstico

La densitometría ósea se debe realizar en mujeres mayores de 65 años. Si hay factores predisponentes, sería útil hacerla antes. Este examen, indica el geriatra, lo que hace es que, por medio de rayos X, mide la densidad que hay de calcio en el hueso. No obstante, no es la única manera de diagnosticarlo; si una persona mayor, con un trauma mínimo, se fractura, ya puede haber diagnóstico de osteoporosis.

Síntomas

La osteoporosis no duele; es asintomática. Desafortunadamente, indica el geriatra, “cuando se presenta, es porque ya está muy avanzada. Y puede ser por una caída; la persona se fractura y ahí se dan cuenta. O de una forma más silenciosa, fracturas que se van dando, como la fracturas vertebrales. A veces vemos a los adultos mayores con cifosis (joroba) y eso puede ser un indicador de que se han ido fracturando vertebras. O, por ejemplo, personas que van midiendo menos; cuando hay disminución importante en la altura es un indicador de que depronto ha habido fracturas silenciosas, la persona tiene osteoporosis y no se ha dado cuenta”.

Tratamiento

Lo básico es el consumo de calcio más vitamina D3; la otra parte, no farmacológica, es la actividad física. Los pacientes deben hacer ejercicio de fuerza, que hagan que el hueso tenga algo de impacto y así, cada vez, más se pueda ir formando más hueso.

Y mantener una exposición a la luz solar por medio de exposición cutánea. Además, mantener una dieta adecuada. Estos mismos principios también podrían ser las medidas de prevención de la enfermedad.

Y más adelante, dice el médico, “se tienen tratamientos específicos a la osteoporosis, que serían medicamentos que lo que hacen es coger el calcio y la vitamina D que se meten dentro del hueso”.

¿Se puede revertir?

Sí, entre más temprano se inicie el tratamiento. Se puede pasar de osteoporosis a osteopenia, una clasificación donde se ha perdido calidad de ese hueso o cantidad de calcio, pero no en rango osteoporótico.