Cuidamos de ti – Cardiología

Rama de la medicina que se encarga del diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades del corazón, los grandes vasos sanguíneos y el sistema circulatorio. Es una disciplina médica, pero no quirúrgica. Los especialistas en el abordaje quirúrgico son el cirujano cardíaco o el cirujano cardiovascular.

HIPERTENSION

  • Que es la hipertensión?

Se caracteriza por ser una enfermedad precursora y es la principal causa  para padecer complicaciones cardiovasculares como enfermedad isquémica cardiaca y del accidente cerebrovascular.

La tensión arterial normal en un adulto oscila entre 120/80, en caso de que supere este valor, puede indicar un riesgo de hipertensión arterial. Las personas que tienen mayor riesgo son:

  • Mayores de 35 años
  • Personas con sobrepeso y obesidad
  • Quienes no realizan ejercicio físico regularmente
  • Antecedentes familiares con hipertensión arterial
  • Fumadores
  • Consumo excesivo de sal en los alimentos.
  • Consumo de alimentos empaquetados.

Si no se controla, la tensión alta o hipertensión puede desarrollar dilataciones (aneurismas) y fugas de sangre hacia el cerebro y esto puede causar “derrames” o trombosis cerebrales. Otras complicaciones son la insuficiencia renal y alteración de la visión.

  • Control de la hipertensión

Al igual que otras enfermedades crónicas, la presión arterial alta se controla por medio de estilos de vida saludable incluyendo alimentación y actividad física.

+ Al ser diagnosticado con Hipertensión Arterial, el médico le indicara varias estrategias que contribuyan a controlar las cifras tensionales y mejorar su estilo de vida con el fin evitar complicaciones cardiovasculares, entre ellas se incluye la actividad física, la alimentación saludable y la adecuada administración de los medicamentos.

  • Consumo de sal

 El consumo de sal en exceso es uno de los factores de riesgo importantes para desarrollar Hipertensión Arterial, por su contenido de sodio en niveles elevados puede alterar el funcionamiento del riñón y corazón.

+ La sal  está compuesta aproximadamente en un 40% de sodio y un 60% de cloro.  El sodio es un nutriente que el cuerpo necesita para funcionar correctamente, también lo podemos encontrar en la leche, queso y huevos o en otros alimentos procesados como el pan, la salsa de soya, preparaciones instantáneas, cubos de caldo de gallina, entre otros.

El exceso de sal incrementa la presión arterial, siendo este el 40% responsable de las enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, también puede contribuir al desarrollo de osteoporosis e insuficiencia renal.

Con el fin de mantener una alimentación baja en sal y controlar la tensión arterial, se recomienda:
  • Evite adicionar sal a los alimentos en la mesa.
  • Leer las etiquetas nutricionales de los alimentos empaquetados o envasados que permite conocer el aporte de sodio.
  • Limite el uso de salsa de tomate o mayonesa así como  los alimentos enlatados. 
  • Utilice hierbas y especias para reemplazar la sal en sus comidas: limón, perejil, laurel, ajo, albahaca, pimienta, tomillo, cilantro, cebolla, orégano, romero.