Cuidamos de ti – aprende a comer

El bonus de las especias y condimentos en los alimentos

Las especias y condimentos dan sabor, aroma y color a los alimentos, permitiendo disminuir la cantidad de sal, por lo que se recomiendan para controlar los niveles normales de tensión arterial.

Dentro de este apartado, la variedad de productos es amplísima, desde los aromatizantes como la canela a los saborizantes como la pimienta o los colorantes como la cúrcuma o el azafrán.

Además estimulan la secreción de jugo gástrico, por lo que aumentan la digestibilidad de los platos.

En general contribuyen al mantenimiento de la tensión arterial normal y tienen propiedades antimicrobianas, lo que ha hecho que se utilicen profusamente desde la antigüedad como conservantes de los alimentos.

Dentro de los condimentos encontramos las hierbas aromáticas.

Las hierbas aromáticas son clave en la cocina mediterránea por su capacidad de aportar sabor y aroma a los alimentos y además por sus propiedades digestivas. Contienen sustancias, terpenos, que favorecen la digestión y son antiinflamatorias. Además tienen vitaminas A y C y multitud de antioxidantes, polifenoles.

No obstante su uso o está exento de algunos problemas si se consumen en exceso. Así la nuez moscada o macis en grandes cantidades se considera tóxica y la albahaca fresca puede producir dolor de cabeza, si bien estas posibilidades son muy remotas ya que por su capacidad saborizante se usa en cantidades mínimas.

Mención aparte merecen las guindillas, chiles y otros pimientos picantes, ya que contienen una sustancia llamada capsaicina, con propiedades vasodilatadoras, lo que ayuda a mantener la tensión arterial normal, y contribuye a mantener niveles normales de colesterol. Por esta razón se aconseja su uso moderado, sin llegar a producir irritación, lo que mejora considerablemente multitud de platos y aporta un puntito picante que favorece la digestión y abre el apetito.