Todos los artículos de la categoría : Cuidamos de ti

El positivismo mantiene tu cuerpo sano y una mente libre de estrés.

Nuestro cerebro trabaja todos los días, en todo momento, esa es su función y ejercicio fundamental.

Es vital para nuestra salud mental, mantener pensamientos y una actitud positiva frente a la vida y las diferentes circunstancias que se nos presenten. De acuerdo a la actitud con la cual direccionemos nuestra mentalidad, así mismo será el desarrollo de nuestros días y de lo que reflejamos ante los demás.

Para ayudarte a mantener una actitud positiva te traemos un decálogo que seguro, será de tu utilidad:

DECÁLOGO DE CULTURA DEL PENSAMIENTO POSITIVO
  1. El modo como piensas influye en cómo te sientes. Si piensas positivo, vas a sentir en positivo.
  2. Si ves a la gente y al entorno con una interpretación positiva eso se refleja en tu forma de actuar. Cuando ves todo mal, todo va a estar mal. Depende de cómo lo ves.
  3. Si educas tus pensamientos para lo positivo, serás optimista y feliz.
  4. La realidad puede ser imperfecta, pero es tu pensamiento el que puede ponerla a tu favor o en tu contra. Cuando la pones a favor tu cerebro es generador de creatividad, cuando la pones en contra tu cerebro es un pozo de lamentos.
  5. Si piensas positivo tus pensamientos se convierten en amor, si piensas negativo tus pensamientos son dañinos y pesimistas.
  6. Puedes entrenarte si saludas a 15 personas al día o si sonríes al menos a 10 personas al día.
  7. Entrenas tu mente si te repites diario: “voy a disfrutar del regalo de la vida”. Al levantarte mira por la ventana y piensa que vas a tener un día fantástico.
  8. Entrenas tu mente si piensas que nada es imposible si lo intentas.
  9. Entrenas tu mente si escribes una lista de al menos 10 ideas positivas que te producen alegría y felicidad.
  10. Los pensamientos positivos preservan la calidad de tus arterias, porque ellas se mantienen flexibles y sanas. Las endorfinas y la dopamina, como neurohormonas generadoras del placer, regulan la motivación y el deseo. Cuando tienes pensamientos positivos se promueven estímulos agradables que ayudan a la salud mental, cognitiva y física.

Si quieres tener lecturas que pueden guiarte para lograrlo puedes ingresar a https://tiendacorazonesresponsables.com/product-category/books/

 

Si tienes alguna duda, consulta con nuestros expertos…

Read More

El sueño es clave para el bienestar humano

Una actividad que genera placer en la mayoría de las personas y que, además, es de gran beneficio para el cuerpo humano.

¿A quién no le gusta descansar plácidamente en su cama, con unas buenas almohadas y cobijas? La mayoría de las personas refiere que dormir es uno de sus mayores placeres y es una de las acciones más requeridas para el organismo.

Según Claudia Vásquez, médica de bienestar universitario de la Universidad del Bosque, esta actividad le da tiempo al cuerpo y al cerebro para recuperarse del estrés del día. Al día siguiente, la persona desempeñará mejor sus labores y se sentirá más alerta.

Por su parte, Marcela Concha Patiño, neuróloga con énfasis en trastornos del sueño, de la Clínica Imbanaco Grupo Quirónsalud, afirma que las funciones del sueño no están completamente establecidas, ya que existen múltiples teorías relacionadas con su importancia. Entre las más destacadas están: restaurar y revitalizar el organismo, ya que al dormir se preserva y se recupera la energía necesaria para el cuerpo. Recuperación muscular y regeneración celular; favorecer el buen funcionamiento del metabolismo cerebral, en donde se llevan a cabo múltiples funciones, entre ellas, una muy importante es la consolidación de la memoria y el desempeño cognitivo en general.

Adicionalmente, al dormir se secretan diferentes hormonas que regulan el metabolismo (leptina, hormona del crecimiento; prolactina, hormona estimulante de la tiroides y testosterona, principal hormona sexual en los hombres, entre otras).

También, se contribuye a la regulación de la estabilidad emocional y estado de ánimo, del dolor y del sistema inmune.

La doctora Karen Josefina Parejo, neuróloga, directora del Laboratorio de sueño de la Fundación Clínica Shaio, complementa añadiendo que, con este proceso, también se favorece la regulación del sistema neuroendocrino, la fisiología frente a los cambios ambientales, al igual que la regulación de la temperatura corporal. Además, se sabe que hay regulación de la función cardiovascular.

Está comprobado que descansar bien, permite que las personas tengan un óptimo desempeño y tomen mejores decisiones. Además, les permite sentirse más alerta, optimista, con mayor capacidad para relacionarse con los demás y combatir otras enfermedades.

Muchas personas hablan de dormir bien, sin embargo, esto es un parámetro subjetivo. Existen los nominados dormidores cortos y dormidores largos, pero el sueño cambia con la edad, de manera compleja, inicialmente por procesos madurativos que ocurren entre la infancia, la adolescencia y posteriormente, en la adultez.

La doctora Parejo explica que el promedio de horas de sueño varía según la edad, las horas de vigilia previa y de las características de su reloj biológico. Desde el 2015, existe un consenso entre importantes entidades mundiales que recomiendan lo siguiente:

  • Entre 0-3 meses (recién nacidos): 14-17 horas de sueño.

  • Entre 4-11 meses: 12-15 horas de sueño.

  • Entre 1-2 años: 11-14 horas de sueño.

  • Entre 3-5 años: 10-13 horas de sueño.

  • Entre 6-13 años: 9-11 horas de sueño.

  • Entre 14-17 años: 8-10 horas de sueño.

  • Entre 18-64 años: 7-9 horas de sueño.

  • Más de 65 años: 7-8 horas de sueño.

    Víctor Manuel Rozo, neuropediatra de la Fundación Santa Fe de Bogotá, afirma que, en el caso de los niños, si no se pueden dormir durante más de dos días es motivo de consulta prioritaria, ya que el sueño es determinante para el crecimiento, funciones cardiovasculares y cognitivas y, rendimiento físico. Si un niño tiene dificultad para descansar, puede tornarse irritable, desafiante e hiperactivo. Cada situación deberá analizarse de manera particular para descartar patologías asociadas como apnea del sueño, amígdalas de gran tamaño, reflujo gastroesofágico, epilepsia, entre otros.

    Fuente: Revista MedPlus Medicina Prepagada, Ed. 129, feb-mar 2021.

  •  

    Si quieres tener lecturas que pueden guiarte para lograrlo puedes ingresar a https://tiendacorazonesresponsables.com/product-category/books/

Si tienes alguna duda, consulta con nuestros expertos…

Read More
el sol y la vitamina d medplus

¿Qué es la vitamina D?

¿Qué es la vitamina D, para que sirve y porque estar mucho tiempo en casa supone una disminución de esta vitamina en nuestro cuerpo?

Con la situación mundial actual, las personas tienden a desarrollar su vida en casa, el teletrabajo y la virtualidad hacen que la mayor parte del día estemos en nuestras viviendas, lo que no sabemos es que la exposición al sol cumple una parte fundamental en nuestra vida ya que con esta simple actividad nuestro cuerpo sintetiza vitamina D, también denominada calciferol, la vitamina D es una de las vitaminas liposolubles imprescindibles para la formación normal de los huesos y de los dientes y para la absorción del calcio a nivel intestinal.

Una de las funciones principales de la vitamina D es ayudar al cuerpo a absorber el calcio, uno de los minerales esenciales para la formación normal de los huesos. En la infancia se utiliza para producir y mantener el sistema óseo.

La vitamina D también desempeña un papel indispensable en el mantenimiento de los órganos. Algunas de las funciones en las que interviene son:

  • Regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre.
  • Promueve la absorción intestinal de fósforo y de calcio a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal.
  • Participa en el desarrollo del esqueleto mediante la contribución de la formación y la mineralización ósea.
  • Interviene en los procesos del sistema inmunológico.
  • Podría tener propiedades antitumorales.
  • Funciones antienvejecimiento.

La piel produce vitamina D con la ayuda de los rayos UVB. Durante estos días es aconsejable asomarse a la ventana cada día, o si somos afortunados y tenemos terraza, balcón o jardín, debemos salir para que nos dé el sol, al menos durante 15 minutos unas tres veces por semana, sin protector solar. También sirve hacerlo en los días nublados, ya que la radiación solar puede llegar al suelo (pasado el tiempo recomendado es necesario hacerlo con protector solar).

Si es posible, tomar el sol no solo en la cara sino en otras partes del cuerpo como manos, brazos y piernas. No es necesario hacerlo cada día, con dos o tres veces al mediodía sería suficiente.

La radiación más efectiva para lograr los niveles óptimos de vitamina se da en las horas centrales del día. El mejor momento para hacerlo, por tanto, es al mediodía, cuando el sol está más alto, aunque hacerlo en otro momento del día durante un poco más de tiempo también produciría la cantidad necesaria.

Debe tenerse en cuenta también que los valores dependen no solo del momento del día o de la estación del año, sino también del tipo de piel de cada persona (cuanto más oscura, más cantidad de dosis solar se necesita). Pero la buena noticia es que la vitamina D se almacena en el cuerpo, por lo que una buena exposición nos mantendrá seguros durante varios días.

Otra forma de suplir la carencia de sol durante estos días sin que el organismo se resienta en los niveles de vitamina D es hacer ejercicio físico de forma regular porque, al activarnos, la sangre se moviliza y llega al hueso una mayor cantidad de vitamina D. Basta con andar un poco por casa y hacer pequeños recorridos.

Si crees que necesitas ver un médico puedes dejarnos tus datos y te llamaremos para agendar una cita con la especialidad que necesites porque MedPlus #CuidaDeTi

Read More