Después de la lactancia, ¿qué debe comer el bebé?

Guía práctica sobre cómo puede alimentar a su hijo, con texturas, grupos de alimentos y sabores adecuados, según la etapa de desarrollo del niño.

Asesoría: Susana Zarama de la Espriella, M.D., M.Sc, Pediatra

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños deben alimentarse con leche materna, de manera exclusiva, hasta los 6 meses de edad y, de manera complementaria, hasta los dos años de vida.

Es decir, luego del primer semestre de vida, los niños ya deben comenzar a probar otros alimentos. Pero, ¿sabe usted cómo comenzar a brindarle esta alimentación complementaria?

Primero, dice la doctora Susana Zarama de la Espriella, existe un rango de edad para iniciar la alimentación complementaria y está entre los 4 y los 7 meses de edad.  En la mayoría de los casos, se inicia a los 6 meses pero ocasionalmente debe hacerse antes de los 4 por situaciones particulares: estreñimiento severo, reflujo severo, etc. Es importante preguntarle al pediatra, pues el periodo se determina según el estado nutricional y de desarrollo del niño.

Mother feeding baby food to baby

Ahora, para la introducción de estos alimentos, dice la especialista que es importante tener en cuenta:

Las texturas: la alimentación complementaria se inicia con alimentos líquidos claros y luego se van dando líquidos más espesos: posteriormente, se brindan papillas y, finalmente, sólidos en trozos muy pequeños, cuando el niño ya puede masticar (lo hace inicialmente con las encías, aunque no tenga dientes aún).

Los sabores: se dan inicialmente los alimentos de sabores más suaves y los que producen menos alergias.  Cada alimento nuevo se da por 2 o 3 días seguidos (con un bocado de cada alimento, ya se considera que fue introducido). 

 Grupos de alimentos:

  • Los alimentos se deben introducir, uno por uno; ese alimento nuevo se repite al día siguiente, antes de introducir otro nuevo alimento.
  • 5-6 meses: se pueden brindar verduras como zanahoria, espinacas y acelgas, licuadas y, posteriormente, en purés.
  • Desde este periodo hasta los 7 meses también se brindan frutas suaves como granadilla, manzana y pera, primero muy líquidas y, luego, en compotas.
  • También puede brindar papillas de cereales como arroz y, luego, avena, maíz, trigo, etc.

A las verduras, puede agregarles pollo y mezclarlas en la sopa.

  • La textura debe ir cambiando; cada vez más sólida y se puede comenzar a brindar carne molida, por ejemplo.
  • Se introducen los tubérculos como papa y yuca, y frutas no ácidas, como mango, banano y melón.
  • 8 meses: ya podrá comer leguminosas como lenteja, fríjol, garbanzo y arveja.
  • 11 meses: ya se puede brindar huevo (primero la yema y luego la clara). Y en este mes hasta al año, puede probar pescado y frutos ácidos (naranja, piña y fresa).
  • Alrededor del año de edad, el niño estará recibiendo casi todos los alimentos, en la cantidad y consistencia apropiadas para su edad. 

Otras recomendaciones

  • Los niños no deben consumir leche de vaca, durante el primer año de vida porque, según la doctora Susana Zarama “es uno de los alimentos más alergizantes y la proporción de nutrientes como proteínas, grasas y carbohidratos no es la adecuada para el bebé humano”. Tampoco, miel de abejas ni mariscos.
  • Evitar alimentos pequeños, como los frutos secos, durante los primeros tres años de vida. Estos pueden causar ahogamientos.
  • No usar sal ni dulce, y mucho menos condimentos, en las preparaciones.
  • Si hay antecedentes familiares de alergia, evitar dar el alimento que causa la alergia hasta el segundo año de vida. Si el bebé presenta molestias, acudir al pediatra.
  • Continuar la lactancia materna a libre demanda; de acuerdo con la especialista, hasta el año de vida.
  • No brindarle al bebé la comida de los adultos; puede estar condimentada y procesada, y ellos deben aprender a reconocer los alimentos, de manera natural.
  • No sobrealimentarlos con sopas; las comidas sólidas aportan grandes nutrientes y son necesarias.