Todos los artículos de la categoría : Recupera tu salud

¡Cuando la solución está en casa!

La naturaleza, en su infinita riqueza y perfección, nos ofrece elementos con propiedades que pueden curar o equilibrar nuestro cuerpo. El conocimiento de estos elementos y sus diferentes usos resulta de gran importancia en un mundo que cada día nos exige más.

Es posible que usted sea de las personas que, por ejemplo, al sufrir un dolor de cabeza, decida combatirlo con un medicamento o que, al sentir un fuerte dolor de espalda, corra a la droguería más cercana con el pro-pósito de comprar esa medicina que ha visto en comerciales de televisión y que promete eliminar el dolor y dejarlo a usted como nuevo para seguir adelante con sus tareas del día. Si es así, es usted hijo de su tiempo, un individuo más de la sociedad moderna que necesita que todo se haga inmediatamente y, así mismo, le exige a su cuerpo funcionar de forma efectiva. Sin embargo, lo que usted está haciendo es auto-formularse medicamentos químicos que pueden tener efectos secundarios y causarle enfermedades graves a mediano y largo plazo.

El doctor Orlando Ballestas, médico cirujano, quien ha dedicado más de 26 años al estudio y a la investigación de todas las ramas de la medicina bioenergética y las terapias alternativas, asegura que, por ejemplo,

“Una de las principales causas de insuficiencia renal crónica es el uso de antiinflamatorios. Todos esos medicamentos, ingeridos de forma indiscriminada, pueden causar insuficiencia renal además de úlceras y problemas en otros sistemas”.

Es bien sabido, por otro lado, que las plantas aromáticas, las frutas, las verduras y, en fin, los elementos que nos ofrece generosamente la naturaleza, tienen diversas propiedades que pueden aliviar síntomas o dolores que no requieran de un tratamiento tan fuerte para nuestro cuerpo.

Elegir, como primera medida, las plantas medicinales y las diferentes recetas que existen para diversos síntomas, es liberarse de los efectos secundarios, consumir algo que su cuerpo puede asimilar mejor y tener la solución en casa. Claro, estas recetas no reemplazan la consulta médica; siempre hay que consultar con el especialista. Lo que hacen estos medicamentos preparados en casa es, básicamente, prevenir enfermedades y sanar síntomas y dolores de forma efectiva, sin que tener que usar altas dosis de medicamentos químicos. Mejórate en casa, una publicación de Orlando Ballestas, Robert Tulio Gálvis y Óscar Enrique Giraldo, es una recopilación de recetas naturales que sirven para y que pueden ayudarle a conseguir el muy sabrosos.

Estas son algunas de las plantas y recetas que nos recomiendan estos tres profesionales en su libro y que usted debe mantener en su casa: Manzana, sábila, romero, diente de león y caléndula.

Si quieres saber más de este contenido haz clic aquí.

Read More

Si no dormimos morimos

Los efectos que genera el mal sueño pueden ir desde una simple somnolencia hasta la presencia de un cuadro psicótico y la muerte.

En la actualidad, no dormir es un hábito más común de lo que se piensa. No dormimos porque debemos trabajar, por ver una película, por salir en la noche a comer o a bailar o, simplemente, porque rondan miles de preocupaciones en la cabeza que nos privan de descansar. Pero ¿qué pasa en nuestro organismo cuando no dormimos?

Existen muchos estudios que comprueban cómo nos vamos deteriorando e, incluso, cómo el hecho de no dormir nos vuelve ‘borrachos’ o hasta ‘psicóticos’. Por ejemplo, la Universidad de California y la Escuela Médica de Harvard realizaron un estudio, en 2007, y concluyeron que el mal sueño ocasiona la activación de ciertas regiones del cerebro, en un 60%, lo que causaría reacciones poco adecuadas y sin control. 

Graves efectos 

Para comenzar, hay que aclarar que los efectos de no dormir se manifiestan dependiendo de si la privación del sueño es aguda; es decir, se deja de dormir o se tiene mal sueño durante algunos días. O crónica, que es cuando ya se tienen varias semanas o meses en que la persona no está durmiendo bien y sufre las consecuencias. La aguda y la crónica, a su vez, se dividen en parcial o total.

El neurólogo y somnólogo Miguel Dávila Silva indica que la privación aguda total se refiere a que la persona dejar de dormir una, dos o tres noches completas. El efecto es una gran somnolencia, una pérdida de interés en las cosas que hay alrededor, una sensación de estar ausente. Puede estar irritable y excitable fácilmente.Puede tener baja concentración,muy bajo rendimiento.Entonces, esta somnolencia puede llevar a errores en el oficio, accidentalidad. Muerte, por ende, por ejemplo, si maneja un bus o es piloto. Cuando una persona sufre una privación aguda del sueño presenta un cuadro clínico parecido al de un guayabo. Duele la cabeza, está irritable, de mal genio, se le olvidan las cosas, tiende a quedarse dormido en cualquier lado. Además de esto, tiene alteraciones psicomotoras, se mueve de manera torpe, añade el médico somnólogo Franklin Escobar, director científico de la Fundación Sueño y Vigilia Colombiana. La privación aguda parcial, por su parte, es cuando no se duermen las 8 horas, sino que se resta tiempo; entonces, el sueño dura solo 6 o 5 horas. Esta también tiene efectos, como la privación anterior. Sin embargo, es mucho más tolerada, si es en poco tiempo, y si eventualmente se compensa durmiendo a las horas que uno tiene más sueño. “La propensión de dormir ocurre más a ciertas horas del día que a otras. Cuando usted se priva de sueño, sea aguda o parcialmente, pasa la noche en blanco, le da ataque de sueño a la 1 o 2 de la tarde, en general. En la medida que se vuelva crónica, los efectos se van volviendo más notorios. De la privación aguda parcial se pasa fácilmente a la crónica parcial”.

Sad Teenage Girl Sitting In Bedroom Whilst Boyfriend Sleeps

En la privación aguda parcial y total los síntomas son muy similares. Dependen de la percepción que tenga la persona de su propio sueño. Ahora, la privación crónica parcial es la más común porque es cuando la gente se queja de mal dormir. Se ha desarrollado con la industrialización del mundo occidental, que ha hecho que las personas duerman cada vez menos y se priven voluntariamente del sueño.

Tiene diversos efectos, como bajo rendimiento laboral y escolar. Bajo de ánimo, desinterés por hacer actividades físicas, fatigabilidad, falta de concentración, atención y, por ende, memoria. Hay irritabilidad y disputas fáciles con vecinos, amigos, familiares y compañeros de trabajo. Por ende, baja calidad de vida, dice el doctor Dávila. Incluso, se da una tendencia a aumentar de peso, aumento del apetito por sustancias que engordan. En la privación aguda parcial también ocurre lo mismo. La posibilidad de engordar, entonces, aumenta los trastornos metabólicos, como la diabetes. Y se incrementa la propensión a padecer de hipertensión arterial. También influye en el riesgo de presentar apnea de sueño y en presentar errores en la toma de decisiones y la proclividad a accidentes de trabajo.

“La gente que tiene esta privación con frecuencia se queja de dolores somáticos, en los músculos. A veces también en las articulaciones”, añade el neurólogo. También se pueden bajar las defensas, hay más frecuencia de enfermedades, de virosis, de gripe, bronquiolitis, bronquitis; de enfermedades de tipo gastrointestinal, problemas de úlcera, gastritis, estreñimiento, síndrome de colon irritable, etc. Y de tipo cardiovascular: más arritmias cardiacas, infartos y accidentes cardiovasculares. 

Finalmente, “las personas que duran privadas del sueño durante 10 o 20 años son personas que tienden a desarrollar más cáncer de colon o de seno. Me refiero a personas que trabajan por turnos, por ejemplo, militares, policías, conductores, pilotos, la gente que trabaja en el área de la salud”, explica el somnólogo Escobar. La privación crónica total no es compatible con la vida, dice el doctor Dávila: “Nadie ha tenido privación crónica total por más de 200 horas”.

No obstante, el doctor Escobar agrega que se han desarrollado experimentos, privando a las personas del sueño. “A partir de la quinta noche, la persona desarrolla un cuadro psicótico de características paranoides. Un cuadro similar como consumir cocaína. A partir de los 7 a 12 días, hace arritmias cardiacas, problema en el sistema nervioso y habitualmente se muere. Esto está descrito en algunos experimentos que hicieron algunos alemanes en la II Guerra Mundial que privaban a las personas del sueño”.

Ahora, los expertos recomiendan dormir adecuadamente, alrededor de ocho horas diarias y, si existen días en que se pierden algunas horas de sueño, el doctor Escobar dice que esto se puede recuperar, pues el cuerpo tiene un mecanismo regulatorio para dormir al día siguiente. Entonces, la persona habitualmente puede recuperar la noche perdida en las 24 horas siguientes, durmiendo más horas de las que habitualmente duerme.

Si la falta de sueño es extrema o crónica, se recomienda acudir al especialista

¿Por qué se generan estos efectos?

El médico somnólogo Franklin Escobar explica que, cuando la persona no duerme, no se llevan a cabo los procesos fisiológicos de reparación de tejidos y de consolidación de las funciones mentales superiores durante la noche, que es para lo que el sueño sirve. Entonces, una persona que no duerme bien, agrega, tiene más problemas de memoria, de concentración; es un persona que se ve afectada en su fisiología normal. Por otro lado, se tiende a engordar durante la noche porque se produce una hormona que se llama la leptina, la cual produce el aumento de apetito y que se incrementa en las personas que no duermen. Y si aumenta la obesidad, a largo plazo, aparecen los trastornos respiratorios del sueño, diabetes, etc.

A girl sleeping in a bed with white sheets.

En las personas que no duermen bien también está comprobado, dice el doctor Escobar, que las células que se encargan de las defensas, los linfocitos, en la noche, empiezan a tener una disfunción inmunológica que hace que se manifiesten más fácilmente las enfermedades de tipo infeccioso. Ahora, los efectos mentales aparecen porque en el ser humano, durante el periodo de descanso, dice el doctor Franklin, “se produce un cambio en la fisiología, en el metabolismo y en la reparación en los tejidos que se han deteriorado durante la actividad diurna, y se produce una serie de cambios fisiológicos que hacen que la persona tenga una buena salud. Cuando estos cambios fisiológicos se alteran por la falta de sueño, se produce disminución de neurotransmisores, en especial la serotonina o adrenalina, que tienen que ver con la ansiedad y la depresión; se alteran y llevan a que la persona se vuelva más ansiosa, irritable y se deprima a largo plazo”. Ahora, el riesgo cardiovascular se da porque, cuando se duerme mal, los lípidos en la sangre aumentan de nivel, entonces eso ayuda a aumentar el riesgo.

En cuanto a la baja de defensas y aparición del cáncer, Escobar indica que hay células y genes que se encargan de controlar que las células cancerígenas no se manifiesten rápidamente. Al no dormir, estas células se alteran, hacen que las defensas se disminuyan y que las bacterias o virus que están en el medio ambiente se manifiesten y se produzca tumores y este tipo de males.

En “un estudio que se hizo en EE.UU., durante más de tres décadas, en las mujeres aumentaron los casos de cáncer de colon y cáncer de seno, y esto tendría cierta relación con la falta de sueño”, agrega el especialista.

Read More

Parece dulce, pero es una amarga enfermedad

Un estilo de vida sedentario y la práctica de malos hábitos alimenticios son los culpables del aumento de pacientes con diabetes en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad hay más de 422 millones de personas que padecen la enfermedad, siendo los países en vía de desarrollo los más afectados. Estudios han indicado que la diabetes es menos frecuente en el campo que en la ciudad, debido a que los campesinos comen menos, más sano y tienen mucha más actividad física gracias a su labor.

“Se cree que el aumento de las personas diabéticas en el mundo se debe a una condición genética, es decir, a una predisposición que se presenta más en algunas familias que en otras y se manifiesta con la diabetes tipo 2, que se hace más frecuente entre los hispanos que entre los blancos y caucásicos. Hay unos factores ambientales, como la obesidad, que facilitan su manifestación.

La edad también es un factor determinante en la aparición de la diabetes. Entre mayor es la expectativa de vida, mayor es la posibilidad de que la persona tenga diabetes”, asegura el endocrinólogo Pablo Aschner, subdirector de la Asociación Colombiana de Diabetes.

La obesidad es el factor que más influye en que aumente esta enfermedad en el mundo; cada vez, la gente come más y hace menos ejercicio. Se estima que, en el mundo, muere una persona cada siete segundos; es decir, unos cinco millones de personas, cada año, debido a la diabetes.

Según el libro Blanco, del Observatorio de Diabetes de Colombia, cerca del 7 por ciento de la población en el país padece de diabetes. Además, el 61 por ciento de los colombianos sufren de sobrepeso, uno de los mayores desencadenantes de este mal.

02F02928 (1)

¿Qué es la diabetes?

Es una enfermedad caracterizada por el aumento de los niveles de azúcar o glucosa en la sangre. “Hay unos criterios bien definidos que nos dice que, si la persona tiene un valor de glicemia o azúcar en la sangre mayor a 126 miligramos por decilitro, en ayunas, el paciente tiene diabetes”, afirma Aschner.

La enfermedad aparece cuando el páncreas produce poco o nada de insulina, necesaria para movilizar el azúcar de la sangre (glucosa) hasta las células.

Clases de diabetes

Tipo 1: el paciente tiene una predisposición genética. Se puede desarrollar a cualquier edad, pero se desarrolla con más frecuencia en niños y adolescentes (entre los 10 y los 16 años), y se debe a una falla del páncreas, a la hora de producir insulina. Sin la insulina suficiente, el azúcar se acumula en el torrente sanguíneo en lugar de entrar a las células y, por lo tanto, no se produce la energía necesaria.

Tipo 2: generalmente comienza en la edad adulta y es la más frecuente en el mundo. Se desarrolla lentamente y, en la mayoría de los casos, la persona tiene sobrepeso o es obesa al momento del diagnóstico. El problema radica en que la grasa del paciente dificulta al cuerpo el uso de la insulina de manera correcta.

Gestacional: es diagnosticada durante el embarazo a la mujer, pues las hormonas propias de la gestación bloquean el trabajo que hace la insulina. Puede desaparecer, luego del nacimiento del bebé; sin embargo, la mujer queda en riesgo y, tarde o temprano, puede desarrollar diabetes por lo que la paciente debe permanecer en chequeo constante, por si se vuelve a presentar.

Otros: hay enfermedades que pueden desencadenar la diabetes, como el sobrepeso. También hay tóxicos que pueden producir la enfermedad. 

El alto costo de la diabetes

 Se calcula que el manejo de la enfermedad tiene un costo superior a los 827.000 millones de dólares en todo el mundo. Sin embargo, las consecuencias físicas superan las monetarias pues, en algunos casos, los pacientes que no son tratados de manera adecuada o que se niegan a seguir los tratamientos y las recomendaciones médicas. Estos pueden tener efectos irreversibles.

Los efectos de la diabetes no controlada son: enfermedades cardiovasculares, neuropatía, daños irreversibles al riñón, disminución o pérdida de la visión. Algunos pacientes deben ser amputados en sus miembros inferiores.

Prevención

Sin duda, la mejor forma de prevenir la diabetes es la práctica de algún deporte, mínimo 3 veces a la semana, durante 30 minutos como mínimo, y tener una dieta balanceada que incluya: tres comidas principales, (desayuno, almuerzo y cena) merienda y onces. Se debe limitar el consumo de harinas, y aumentar el de frutas y verduras.

Granola bar, green apple, plum, cherry, branches with leaves and berries lingonberries isolated on white background

Read More

Una crisis llamada resistencia bacteriana

¿Se han preguntado qué pasa en el organismo cuando ingerimos antibióticos sin indicación médica o no cumplimos los ciclos recomendados por el especialista? Lo que no parece afectar nuestra salud a corto plazo, se está convirtiendo en un riesgo descomunal a futuro.

Cuando tenemos una infección, el médico suele recetarnos algún tipo de antibiótico que no siempre tomamos como se debe. A veces no se terminan los ciclos de uso o quizás no se ve la necesidad de recibir asesoría médica, y nos automedicamos pensando que no habrá efectos secundarios. Hay quienes vuelven esta práctica costumbre e ignoran las consecuencias que, en su organismo, pueden llevar a un delicado proceso al que se le debe prestar atención: la resistencia bacteriana. Los antibióticos son sustancias químicas que eliminan bacterias. Se producen por síntesis químicas, sin necesidad de la presencia de otro microorganismo (ser vivo diminuto). En su formación, el término de antibiosis(interacción biológica) surge como el contraste del término simbiosis (dos organismos que se unen para poder sobrevivir, cada uno peleando con el otro para ganar espacio; solo uno de ellos sobrevive).

De acuerdo con el profesor José Julián López, químico farmacéutico, magíster en farmacología y director del Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional de Colombia,“cuando el microorganismo entra al cuerpo quiere sobrevivir a expensas del organismo. Para ello, tenemos un sistema inmune que intenta detenerlo. A veces lo logra, otras no. Cuando lo logra,nos libramos del malestar y cuando no, adquirimos la infección. A veces lo detiene y jamás puede volver a entrar, esto se llama inmunidad natural (un ejemplo de ello es la varicela)”. Las vacunas, por ejemplo, son uno de los factores que ayudan a este tipo de inmunidad.

Pero, en otros casos, el microorganismo se instala en nuestro sistema y empieza a proliferar; crece e invade nuestros tejidos. El sistema inmune es incapaz de controlar tantos microorganismos
y es ahí cuando se crea la infección. El antibiótico ayuda a eliminarlos y el sistema inmune se encarga de erradicar la infección por completo.

ISS_6429_09015

Pero si el tratamiento no se hace de manera adecuada, “por ejemplo, si yo tengo diez millones de bacterias en un pedazo de tejido e inserto el antibiótico en esa zona por un ciclo de tiempo menor al que me indicó el médico, sólo se van a eliminar nueve millones de bacterias. Esto significa que la infección seguirá conmigo y para la próxima vez que se manifieste, el antibiótico que usé ya no me servirá igual porque las bacterias que quedaron sin eliminar generarán mecanismos de defensa, algunos de permeabilización. Lo que significa que en la próxima vez tendré que usar un antibiótico más fuerte. Esto es la resistencia bacteriana”, asegura el profesor López.

El consumo adecuado de antibióticos depende del manejo que cada persona tenga, de acuerdo con las recomendaciones del médico. “Lo más importante, para el caso de los antibióticos, es que haya certeza de que la infección sea originada por una bacteria. El uso correcto implica, primero, que se haya hecho un buen diagnóstico. Luego de identificar la infección, se debe seleccionar
el antibiótico que sea adecuado y establecer un régimen de dosificación; esto lo debe hacer el médico”, comenta el especialista.

Sin embargo, puede pasar que el paciente dé un uso adecuado del antibiótico y no haya resultados. Según el especialista, toda persona debe saber que una infección que se trate debe tener síntomas de mejoría en el organismo entre 24 y 48 horas después de haber tomado la primera dosis. Si los síntomas no mejoran en ese lapso, se debe buscar al médico.

Pero no todas las bacterias que tenemos en el cuerpo afectan nuestro organismo. Hay algunas que ayudan a la digestión, otras a fortalecer la inmunidad del cuerpo. Por eso, cuando el antibiótico entra al organismo debe atacar a un grupo específico, a aquellas que están causando la infección. La resistencia bacteriana es un factor de riesgo en este aspecto porque, cuando el organismo requiere de antibióticos más fuertes, otros tejidos pueden verse involucrados en sus efectos y en ellos puede haber bacterias positivas.

Por eso, de acuerdo con el experto, “cuando una persona utiliza un producto sin necesitarlo o en cantidades diferentes a las que requiere o incluso por una vía de administración diferente, puede llegar a tener complicaciones”.

La resistencia bacteriana también tiene implicaciones serias para la humanidad. En el agro y en las grandes factorías, esto es un aspecto que debe revisarse en detalle. Puede pasar, por ejemplo, que cuando una vaca tenga una infección se le suministre algún antibiótico y luego se extraiga la leche que se va procesar. Esta cadena de eventos aplica para la cadena alimenticia en general. Las bacterias se pueden transmitir y generar un círculo de eventos que, eventualmente, afectan a los seres humanos.

En Colombia y en el mundo se está trabajando para evitarlo. El INVIMA (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos), por ejemplo, tiene una serie de políticas que revisan
los procesos de control y seguimiento para las industrias. Poco a poco, debemos adquirir una conciencia de responsabilidad personal y global frente a la resistencia bacteriana y sus implicaciones a futuro para la humanidad.

EN TODOS LOS CASOS

Para el caso de medicamentos de venta libre también es recomendable, en lugar de seguir indicaciones en publicidad de medios de comunicación sobre medicamentos o de personas que los venden en droguerías, acudir al médico.

Según el profesor Jorge Augusto Díaz Rojas, químico farmacéutico y magíster en farmacología de la Universidad Nacional de Colombia, “no siempre las personas compran medicamentos porque los necesiten. La presión mental de sentir dolor hace que se busque una forma inmediata de eliminarlo. Es importante tomar medicamentos estrictamente cuando se necesite y esto lo determina un médico”.

Read More

Fuego en la garganta

Luego de comer, muchas personas sienten que la comida se devuelve y que su garganta se quema. Qué hacer, síntomas frecuentes y consejos para combatir la molestia.

Si usted es de aquellos que luego de ingerir algunos alimentos siente que estos se devuelven o presenta acidez, puede ser víctima del reflujo gastroesofágico. Se trata de una sensación de ardor a la altura del esternón y que sucede cuando los contenidos gástricos irritan el recubrimiento normal del esófago.

Muchas personas experimentan esa ‘amarga’ sensación durante el embarazo, cuando deben agacharse o después de comer. Otros, sienten el aumento de los síntomas al acostarse o después del consumo de licor.

Según Edgardo Sánchez Gamboa, médico graduado de la Universidad Nacional de Colombia y gastroenterólogo clínicoquirúrgico de la Universidad de Caldas, “el reflujo gastroesofágico es una condición donde los líquidos que hay a nivel gástrico ascienden a través del esófago causando quemaduras.

Sucede por la carencia de una estructura anatómica, en el esfínter del cardias, ocasionando lesiones debido al pH, pues la acidez del estómago es diferente a la acidez del esófago, el cual es neutro”.

En un cincuenta por ciento de los casos, el reflujo gastroesofágico se debe a una hernia hiatal y necesita tratamiento quirúrgico. En la otra mitad, la condición se supera al mejorar los hábitos alimenticios y al tomarse el tiempo suficiente para masticar y deglutir los alimentos. Además, al abstenerse de hacer la siesta luego de comer.

¿Cómo reducir la molestia?

Aunque muchos pacientes mejoran los incómodos síntomas solo al bajar de peso, otros deben restringir su dieta, evitar el consumo de cigarrillo y de los siguientes alimentos:

  • Café
  • Bebidas gaseosas
  • Alcohol
  • Mentas
  • Bebidas cítricas
  • Chocolate
  • Productos a base de tomate
  • Comidas picantes grasosas o muy condimentadas*

*En algunos casos, el reflujo desaparece únicamente al cambiar los hábitos de alimentación y al bajar el peso.

Read More